jueves, 22 de febrero de 2018

La colina del adiós

El rector Cisneros y su equipo, junto a la mayoría del Consejo de Gobierno de la UPM, han consumado la extinción del grado de Ingeniería Civil. Sin piedad ni remordimientos, han ejecutado brillantemente el plan que llevaban tiempo preparando, solo enturbiado por la cabezonería del rector de dar la lección magistral en la ETSI Civil a los alumnos, para que mansamente aceptasen lo inevitable de buen grado, en contra de la opinión de los que creían que eso no saldría bien.

Superados todos los trámites, paripé incluido, la ETSI Civil pasará a mejor vida y se abrirán "múltiples escenarios", en palabras del vicerrector Garrido, para un edificio con una situación excelente. Lógicamente la versión oficial es otra, pero el tiempo dirá. Algunas de las opciones las reflejaremos próximamente aquí. Seguro que alguno se lleva las manos a la cabeza, y no hablaremos de vender la escuela, aunque en la práctica lo parezca.

Como detalle curioso de este Consejo de Gobierno, la intervención de algunos invitados intentando echar un capote al rector, una actuación que les ha quedado muy deslucida. Se les ha notado mucho la querencia.

Caras de sorpresa ante la reacción de los alumnos tras la aprobación de la extinción del grado de Ingeniería Civil



Forges ha muerto. ¡Viva Forges!